BLOG
9 motivos que te harán querer viajar a Yucatán cuanto antes

Regresar al Blog

A continuación te presentamos algunos motivos para visitar y dejarte enamorar por el maravilloso estado de Yucatán.

1.- Las playas de Puerto Progreso.

Puerto Progreso es el sitio indicado para combinar la experiencia colonial de la capital del estado con un día de playa, esparcimiento y deliciosa gastronomía.

No esperes una playa sofisticada ni de moda, es un sitio ideal para caminar por su malecón, disfrutar del sol cobijado por una buena palapa y deleitarse con la gastronomía.

Así es, aquí se captura cazón, huachinango, mero, corvina y lisa, entre muchos otros productos cuya frescura es única, el pulpo a las brasas es toda una delicia.

Además, gracias a que sus playas son de laderas tendidas y poco profundas, los deportes acuáticos son también otra gran alternativa.

Te puede interesar: Top 5 restaurantes de mariscos en Mérida más recomendados 

Este puerto es el más importante del estado pues aquí arriban muchos cruceros en su camino a Cancún. Un favorito de los cruceristas y de todos los turistas es también visitar el mercado de artesanías.

2.- La exótica naturaleza en Celestún.

La Reserva de la Biosfera de Celestún es una de las más hermosas zonas naturales en el estado de Yucatán y comprende una de las mayores áreas de manglares en el Golfo de México.

Aquí el agua dulce de la ría se mezcla con el agua salada del golfo creando un hábitat ideal para las aves acuáticas, incluyendo a los hermosos flamencos, que pintan de rosa a Celestún.

Para llegar a este paraíso natural puedes partir de Mérida en automóvil o autobús, pasarán por una carretera recta que los dejará después de hora y media, aproximadamente, en este destino.

Ahí puedes rentar los servicios que ofrecen lancheros y que hacen recorridos a través de la ría, éstos incluyen una parada en un ojo de agua, para más tarde conocer el bosque petrificado y cruzar manglares que te impactarán por su variedad de vida silvestre.

Eso sí, como viajeros responsables nos toca a todos cuidar de esta reserva de la biósfera, los mismos prestadores de servicios suelen ser muy cuidadosos en eso, y no se acercan demasiado a los flamencos. Verlos en su medio ambiente es lo que hace de esta experiencia algo verdaderamente conmovedor.